Objetivo:

Confirmar el compromiso cristiano establecido en el Bautismo, para que el joven asuma actitudes de fe, que le permitan vivir el plan de Dios, en su quehacer diario. Conducir al joven a tener la capacidad de ser como Cristo, y sea su discípulo y misionero.


 



 



 

webmail